Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 diciembre 2008

SOS, para  El Belén del Pueblo aragonés

Como cada año, desde hace mas de seis y antes, en los bajos del Mercado Central Alejandro, abre las puertas de su original Belén- pueblo aragonés, aunque casi mejor habría que decir pueblo español, porque entre la enorme maqueta de lo que es un formidable Templo del Pilar, están divinamente hecho, toda una pasarela de la misma estafeta de Pamplona en plenas fiestas de san Fermín, así mismo un poco más atrás un pueblo andaluz con su trajes regionales hasta en sus más mínimos detalles.

Hacia casi tres años o quizás cuatro que no me asomaba al espacio de Alejandro, pero el Lunes por la noche sonó la alarma, me llamo mi amiga Maria José y me puso en alerta

El Belén del Pueblo aragonés de san Vicente de paúl puede que tenga sus días contados y me contó que por arreglar el Mercado Alejandro tenia que irse de los bajos, fui a verlo y me contó entre triste y desilusionado por la incultura y estupidez de quienes gobierna este pueblo que no sabe valorar lo que ya desde Cataluña han valorado Me contó Alejandro  que no sabia que hacer con el esfuerzo de tantas horas de dedicación, el tiempo invertido y la ilusión puesta, excuso decir el dinero invertido en algo que para el es una distracción y para miles de zaragozanos y visitantes un espectáculo que alegra la vista y en especial de los niños. Son muchas las personas que se acercan cada año a verlo, y es que merece la atención, decía Maria Luisa Santafe que Verónica López, que no se quien es, había comentado una de las muchas tonterías que se dicen cuando no se esta bien documentado. Ese Belén, es digno no solo de admiración sino un atractivo para estas fiestas que además lo renueva en semana santa y en otras épocas del año, de perderse porque nadie se quiere hacer cargo de él seria un atentado contra el arte, la innovación, la creatividad y sobre todo el atractivo que para la ciudad es y debería ser si en vez de estar en los bajos de un mercado estuviera en un sitio mas digno.

 

Me cabrea bastante, porque tendría guasa, que mientras se esta luchando por la vuelta de los bienes empresa que llevamos mas de tres años con ello, algo creativo, como lo es este Belén pueblo desaparezca sin que nadie se haga cargo de él pudiendo ser un atractivo no solo en tiempo de Navidad, sino en otras épocas del año, me decía Alejandro que por ese Belén han pasado mas de ochenta mil personas y las que pasarían si estuviera bien ubicado.

 

El martes lo expuse en la Junta de distrito donde Álvaro, el vocal de cultura de la Junta de Distrito Casco Histórico, me prometió hacer las averiguaciones pertinentes para ver de salvarlo y que alguna institución se hiciera cargo, confío plenamente en que algo se hará y este Belén no dormirá el sueño de los justos, seria algo imperdonable, aunque en esta ciudad tan poco sensible para nuestras cosas  y tan amiga de lo de fuera es algo que puede ocurrir cualquier cosa no tenemos ningún apego por lo nuestros, somos descuidados hasta caer en el ridículo. También se lo expuse a Jesús el párroco que me dijo que lo consultaría. Magnifica fue la intervención de  la defensa que hizo de ello Félix Bernal Esperemos que no caiga en saco roto

Desde aquí hago un llamamiento para que este Belén- Pueblo pueda dar vida y seguir disfrutando de él en unas instalaciones mas dignas, pues el Mercado de san Vicente, no es el lugar mas adecuado y menos ahora que lo van a remodelar.

 

El tiempo nos dirá, pero más de 30 años invertidos, más de 40.000 horas puestas para el disfrute de los demás, ni se sabe el dinero empleado y gastado que debe ser pues…. No pueden tirarse a la basura como si nada pasase

 

Estas maquetas, Señora Verónica López y Doña Maria Luisa Santafé, han sido expuestas en FITUR y en el Hotel Ritz de Madrid, como quien dice  ná.  Han sido visitadas y alabadas por muchas autoridades, así que algo tendrán, que gusta a chicos y mayores y se van dejando grandes elogios, los políticos pueden equivocarse, pero los niños NO, y a ellos gusta, y deleita

Read Full Post »

La gratitud

La gratitud
UNA HISTORIA VERDADERA Y MUY BONITA, EJEMPLO DE LO QUE ES UN VERDADERO AMIGO.
Un famoso productor de películas de Hollywood estaba ocupado en la selección del protagonista de su próximo film y se encontraba al borde de la frustración porque ninguno de los actores que se habían presentado hasta entonces parecían satisfacerlo completamente. De repente entró al foro un joven mensajero, entregó su mensaje y se despidió con una sonrisa.
El productor registró toda la escena desde la distancia, en silencio. Llamó a su asistente y le ordenó que alcanzase al joven mensajero y lo hiciese regresar.
– Ya tengo al próximo protagonista – aseguró.
Sus compañeros lo miraron incrédulos. Al casting se habían presentadoactores de renombre, algunos ya consagrados y, sin embargo, este productor se veía entusiasmado por un joven mensajero ¡al que ni siquiera le habían tomado una prueba de actuación!
– ¿Está seguro? – le preguntaron, incrédulos.
– Señores, ¡esa sonrisa que acabo de ver vale un millón de dólares! Y no estoy dispuesto a perderla – les dijo, como dando por finalizada la discusión.
Mientras tanto su asistente había dado alcance al joven mensajero, pero tuvo que esforzarse en convencerlo de que no estaba bromeando cuando le dijo que un productor de películas lo había hecho buscar.
Aquel joven había tomado el puesto de mensajero porque era lo único que pudo conseguir para estar cerca de su íntimo sueño de ser actor de cine.
Un par de años atrás había atravesado todo el país de costa a costa, desde New Jersey hasta California persiguiendo su ilusión de dedicarse a la actuación.
Hasta ese día sólo había conseguido pequeños papeles secundarios en películas de muy bajo presupuesto y apenas había logrado juntar el dinero necesario para cubrir las lecciones de actuación que estaba tomando.
Ahora, el productor y el mensajero estaban frente a frente.
El primero le explicaba al segundo cual era su convicción y el segundo no podía creer lo que oía. Se estaba reponiendo del shock justo cuando llegaron a la parte donde debían acordar el salario.
– Te pagaremos 11.000 dólares – dijo el productor.
No estaba mal por un par de semanas de trabajo, pero el joven mensajero estaba recién divorciado y tenía una pequeña hija a quien pasarle su pensión de alimentos, por lo que tomó coraje, abrazó al productor y, para que nadie más notara que estaba rogando un aumento le dijo al oído:
– ¿Podrían ser 11.500? Por favor, tengo una hija pequeña a quien alimentar.
– Hijo, ¡entonces serán 12.500!
– ¡Gracias! ¡Muchas gracias! ¡Jamás me olvidaré de esto!- le prometió el mensajero al oído.
Con las vueltas de la vida, se convirtieron en amigos entrañables.
Aquel productor arriesgado, más tarde, cayó en desgracia, mientras que el mensajero dueño de la sonrisa del millón de dólares se convirtió en un gran actor, muy afamado.
Estando en ese punto bajo de su vida, el productor recibió un llamado del ahora consagrado actor invitándolo a que lo acompañara a la próxima entrega de los premios de la Academia , los Oscares, al que había sido nuevamente nominado. El productor no quería ir. La última vez que había asistido a esa gala una de sus películas competía en varias categorías, ésta vez sin embargo, casi nadie recordaba su nombre. Casi nadie.
Su amigo, el mensajero que había prometido NO OLVIDARSE JAMÁS, estaba cumpliendo su palabra. – Quiero que camines esa alfombra roja a mi lado – le había dicho por teléfono.
Esa noche, después de la ceremonia, en el baile que ofrece la Academia para homenajear a todos los nominados y los ganadores, el actor caminó mesa por mesa con su mano apoyada en el hombro del desafortunado productor como para devolverle la confianza en sí mismo, diciendo a quien quisiera escucharlo: –
Este es el mejor productor que hay en la industria, él es mi amigo.
El productor recuerda esa noche como uno de los mejores momentos de su vida.
Sólo uno de los mejores, porque hubo otros.
En otra ocasión, el productor sufrió un derrame que lo llevó directo al hospital.
Una noche, mientras aún permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos, vio a su amigo, al afamado actor parado en la puerta con su sonrisa del millón de dólares instalada en su rostro.
– Vas a estar muy bien. Muy pronto – le dijo.
Dos enfermeras y un encargado de seguridad llegaron hasta ahí y le ordenaron que abandonara el lugar.
– Ud. puede ser muy famoso afuera, pero aquí dentro hay reglas que TODOS deben respetar, ¡y en este lugar NO se puede estar!’ – le gritaron.
El actor, lejos de intimidarse, miró a su amigo convaleciente y guiñándole un ojo le dijo: Regreso en veinte minutos.
Exactamente en ese tiempo regresó su amigo con veinte pizzas, se sentó con las enfermeras, los que hacían la limpieza y los encargados de seguridad y las compartió con todos ellos.
Aquel consagrado actor, famoso mundialmente, en lugar de estar en un lugar glamoroso, disfrutando de las regalías de su vida privilegiada, estaba allí, una noche, compartiendo una pizza con trabajadores anónimos para poder ganarse el derecho de estar al lado de su amigo, simplemente cumpliendo su palabra. Al rato, naturalmente, lo dejaron ingresar.
– ‘Vas a estar muy bien. Muy pronto’ – repitió – ‘Aún te queda mucho por hacer’.
Ese es otro de los momentos más imborrables de la vida de este productor de Hollywood.
El otro momento inolvidable que a este productor le fascina mencionar es el siguiente: Cuando la vida lo golpeó fuerte, este productor tuvo que tomar una de las decisiones más tristes de su vida: Vender su hermosa mansión, donde había vivido por casi veinte años. Sin embargo, cuando la rueda de la vida completó el giro, la fortuna comenzó a sonreírle nuevamente y sus producciones comenzaron a figurar entre las más exitosas sintió que una excelente manera de completar el ciclo era recuperar su añorada mansión.
Se comunicó con el nuevo dueño varias veces, pero éste, un acaudalado francés, presidente de una gran compañía, que residía en Montecarlo, se negaba sistemáticamente.
Un día, compartió esa frustración con su amigo, el dueño de la sonrisa del millón de dólares.
Al tiempo, el millonario francés, el nuevo dueño de la mansión finalmente accedió a venderle la propiedad al productor.
Cuando éste reingresó por primera vez a su mansión, se encontró con un dibujo de su amigo actor que decía: ‘De vuelta en casa. Hermoso.’
El ahora nuevamente afamado productor, cuando encontró la ocasión, le preguntó si tenía algo que ver con el cambio de opinión del francés y el actor le confesó que sí, que había volado a Montecarlo, pidió hablar con el multimillonario y éste accedió a atenderlo sólo por quince minutos, ¡mientras se afeitaba!
Allí estaba este actor, igualmente multimillonario, mundialmente reconocido, en el baño con un desconocido rogándole que le regresara su mansión a la persona que le había dado su primer trabajo importante como actor.
En determinado momento se arrodilló y le pidió por favor que accediera a su pedido. El francés no terminaba de entender la situación por lo que le preguntó: – ¿Ud. me está diciendo que voló desde su casa hasta aquí SOLO para pedirme que le venda mi casa a su amigo?
– Eso es exactamente lo que estoy haciendo. – contestó el actor.
– Prometo pensarlo. – dijo.
Ya era un avance.
Durante todo ese verano el multimillonario francés confió a sus amistades que había tenido de rodillas en su baño a éste consagradísimo actor.
Él cumplió su palabra. Jamás se olvidó. Él es mucho más que un amigo, él es parte de mi alma – dice hoy el productor.
El productor es Robert Evans.
El actor, es el que más veces ha sido nominado, 12 veces al Oscar en la historia. Ganador en 3 ocasiones. Tiene el salario más alto de Hollywood. Posee una de las colecciones privadas de arte más valiosas del mundo (varios Renoir, Van Gogh ¡y hasta un Picasso colgado en el baño!).
Su fortuna está valuada en más de mil doscientos millones de dólares.
Sin embargo, sus amigos coinciden en que su posesión de más valor, es su palabra.
Su nombre: Jack Nicholson.
‘ La Gratitud es una carga muy pesada de llevar a cuestas’. Aquí se confirma que la excepción hace la regla.

Read Full Post »

Una noche de espanto

Una noche de espanto  Cuento. Texto completo]  Anton Chejov
 
 
 
Palideciendo, Iván Ivanovitch Panihidin empezó la historia con emoción:

-Densa niebla cubría el pueblo, cuando, en la Noche Vieja de 1883, regresaba a casa. Pasando la velada con un amigo, nos entretuvimos en una sesión espiritualista. Las callejuelas que tenía que atravesar estaban negras y había que andar casi a tientas. Entonces vivía en Moscú, en un barrio muy apartado. El camino era largo; los pensamientos confusos; tenía el corazón oprimido…

"¡Declina tu existencia!… ¡Arrepiéntete!", había dicho el espíritu de Spinoza, que habíamos consultado.

Al pedirle que me dijera algo más, no sólo repitió la misma sentencia, sino que agregó: "Esta noche".

No creo en el espiritismo, pero las ideas y hasta las alusiones a la muerte me impresionan profundamente.

No se puede prescindir ni retrasar la muerte; pero, a pesar de todo, es una idea que nuestra naturaleza repele.

Entonces, al encontrarme en medio de las tinieblas, mientras la lluvia caía sin cesar y el viento aullaba lastimeramente, cuando en el contorno no se veía un ser vivo, no se oía una voz humana, mi alma estaba dominada por un terror incomprensible. Yo, hombre sin supersticiones, corría a toda prisa temiendo mirar hacia atrás. Tenía miedo de que al volver la cara, la muerte se me apareciera bajo la forma de un fantasma.

Panihidin suspiró y, bebiendo un trago de agua, continuó:

-Aquel miedo infundado, pero irreprimible, no me abandonaba. Subí los cuatro pisos de mi casa y abrí la puerta de mi cuarto. Mi modesta habitación estaba oscura. El viento gemía en la chimenea; como si se quejara por quedarse fuera.

Si he de creer en las palabras de Spinoza, la muerte vendrá esta noche acompañada de este gemido…¡brr!… ¡Qué horror!… Encendí un fósforo. El viento aumentó, convirtiéndose el gemido en aullido furioso; los postigos retemblaban como si alguien los golpease.

"Desgraciados los que carecen de un hogar en una noche como ésta", pensé.

No pude proseguir mis pensamientos. A la llama amarilla del fósforo que alumbraba el cuarto, un espectáculo inverosímil y horroroso se presentó ante mí…

Fue lástima que una ráfaga de viento no alcanzara a mi fósforo; así me hubiera evitado ver lo que me erizó los cabellos… Grité, di un paso hacia la puerta y, loco de terror, de espanto y de desesperación, cerré los ojos.

En medio del cuarto había un ataúd.

Aunque el fósforo ardió poco tiempo, el aspecto del ataúd quedó grabado en mí. Era de brocado rosa, con cruz de galón dorado sobre la tapa. El brocado, las asas y los pies de bronce indicaban que el difunto había sido rico; a juzgar por el tamaño y el color del ataúd, el muerto debía ser una joven de alta estatura.

Sin razonar ni detenerme, salí como loco y me eché escaleras abajo. En el pasillo y en la escalera todo era oscuridad; los pies se me enredaban en el abrigo. No comprendo cómo no me caí y me rompí los huesos. En la calle, me apoyé en un farol e intenté tranquilizarme. Mi corazón latía; la garganta estaba seca. No me hubiera asombrado encontrar en mi cuarto un ladrón, un perro rabioso, un incendio… No me hubiera asombrado que el techo se hubiese hundido, que el piso se hubiese desplomado… Todo esto es natural y concebible. Pero, ¿cómo fue a parar a mi cuarto un ataúd? Un ataúd caro, destinado evidentemente a una joven rica. ¿Cómo había ido a parar a la pobre morada de un empleado insignificante? ¿Estará vacío o habrá dentro un cadáver? ¿Y quién será la desgraciada que me hizo tan terrible visita? ¡Misterio!

O es un milagro, o un crimen.

Perdía la cabeza en conjeturas. En mi ausencia, la puerta estaba siempre cerrada, y el lugar donde escondía la llave sólo lo sabían mis mejores amigos; pero ellos no iban a meter un ataúd en mi cuarto. Se podía presumir que el fabricante lo llevase allí por equivocación; pero, en tal caso, no se hubiera ido sin cobrar el importe, o por lo menos un anticipo.

Los espíritus me han profetizado la muerte. ¿Me habrán proporcionado acaso el ataúd?

No creía, y sigo no creyendo, en el espiritismo; pero semejante coincidencia era capaz de desconcertar a cualquiera.

Es imposible. Soy un miedoso, un chiquillo. Habrá sido una alucinación. Al volver a casa, estaba tan sugestionado que creí ver lo que no existía. ¡Claro! ¿Qué otra cosa puede ser?

La lluvia me empapaba; el viento me sacudía el gorro y me arremolinaba el abrigo. Estaba chorreando… Sentía frío… No podía quedarme allí. Pero ¿adónde ir? ¿Volver a casa y encontrarme otra vez frente al ataúd? No podía ni pensarlo; me hubiera vuelto loco al ver otra vez aquel ataúd, que probablemente contenía un cadáver. Decidí ir a pasar la noche a casa de un amigo.

Panihidin, secándose la frente bañada de sudor frío, suspiró y siguió el relato:

-Mi amigo no estaba en casa. Después de llamar varias veces, me convencí de que estaba ausente. Busqué la llave detrás de la viga, abrí la puerta y entré. Me apresuré a quitarme el abrigo mojado, lo arrojé al suelo y me dejé caer desplomado en el sofá. Las tinieblas eran completas; el viento rugía más fuertemente; en la torre del Kremlin sonó el toque de las dos. Saqué los fósforos y encendí uno. Pero la luz no me tranquilizó. Al contrario: lo que vi me llenó de horror. Vacilé un momento y huí como loco de aquel lugar… En la habitación de mi amigo vi un ataúd… ¡De doble tamaño que el otro!

El color marrón le proporcionaba un aspecto más lúgubre… ¿Por qué se encontraba allí? No cabía duda: era una alucinación… Era imposible que en todas las habitaciones hubiese ataúdes. Evidentemente, adonde quiera que fuese, por todas partes llevaría conmigo la terrible visión de la última morada.

Por lo visto, sufría una enfermedad nerviosa, a causa de la sesión espiritista y de las palabras de Spinoza.

"Me vuelvo loco", pensaba, aturdido, sujetándome la cabeza. "¡Dios mío! ¿Cómo remediarlo?"

Sentía vértigos… Las piernas se me doblaban; llovía a cántaros; estaba calado hasta los huesos, sin gorra y sin abrigo. Imposible volver a buscarlos; estaba seguro de que todo aquello era una alucinación. Y, sin embargo, el terror me aprisionaba, tenía la cara inundada de sudor frío, los pelos de punta…

Me volvía loco y me arriesgaba a pillar una pulmonía. Por suerte, recordé que, en la misma calle, vivía un médico conocido mío, que precisamente había asistido también a la sesión espiritista. Me dirigí a su casa; entonces aún era soltero y habitaba en el quinto piso de una casa grande.

Mis nervios hubieron de soportar todavía otra sacudida… Al subir la escalera oí un ruido atroz; alguien bajaba corriendo, cerrando violentamente las puertas y gritando con todas sus fuerzas: "¡Socorro, socorro! ¡Portero!"

Momentos después veía aparecer una figura oscura que bajaba casi rodando las escaleras.

-¡Pagostof! -exclamé, al reconocer a mi amigo el médico-. ¿Es usted? ¿Qué le ocurre?

Pagastof, parándose, me agarró la mano convulsivamente; estaba lívido, respiraba con dificultad, le temblaba el cuerpo, los ojos se le extraviaban, desmesuradamente abiertos…

-¿Es usted, Panihidin? -me preguntó con voz ronca-. ¿Es verdaderamente usted? Está usted pálido como un muerto… ¡Dios mío! ¿No es una alucinación? ¡Me da usted miedo!…

-Pero, ¿qué le pasa? ¿Qué ocurre? -pregunté lívido.

-¡Amigo mío! ¡Gracias a Dios que es usted realmente! ¡Qué contento estoy de verle! La maldita sesión espiritista me ha trastornado los nervios. Imagínese usted qué se me ha aparecido en mi cuarto al volver. ¡Un ataúd!

No lo pude creer, y le pedí que lo repitiera.

-¡Un ataúd, un ataúd de veras! -dijo el médico cayendo extenuado en la escalera-. No soy cobarde; pero el diablo mismo se asustaría encontrándose un ataúd en su cuarto, después de una sesión espiritista…

Entonces, balbuceando y tartamudeando, conté al médico los ataúdes que había visto yo también. Por unos momentos nos quedamos mudos, mirándonos fijamente. Después para convencernos de que todo aquello no era un sueño, empezamos a pellizcarnos.

-Nos duelen los pellizcos a los dos -dijo finalmente el médico-; lo cual quiere decir que no soñamos y que los ataúdes, el mío y los de usted, no son fenómenos ópticos, sino que existen realmente. ¿Qué vamos a hacer?

Pasamos una hora entre conjeturas y suposiciones; estábamos helados, y, por fin, resolvimos dominar el terror y entrar en el cuarto del médico. Prevenimos al portero, que subió con nosotros. Al entrar, encendimos una vela y vimos un ataúd de brocado blanco con flores y borlas doradas. El portero se persignó devotamente.

-Vamos ahora a averiguar -dijo el médico temblando- si el ataúd está vacío u ocupado.

Después de mucho vacilar, el médico se acercó y, rechinando los dientes de miedo, levantó la tapa. Echamos una mirada y vimos que… el ataúd estaba vacío. No había cadáver; pero sí una carta que decía:

"Querido amigo: sabrás que el negocio de mi suegro va de capa caída; tiene muchas deudas. Uno de estos días vendrán a embargarlo, y esto nos arruinará y deshonrará. Hemos decidido esconder lo de más valor, y como la fortuna de mi suegro consiste en ataúdes (es el de más fama en nuestro pueblo), procuramos poner a salvo los mejores. Confío en que tú, como buen amigo, me ayudarás a defender la honra y fortuna, y por ello te envío un ataúd, rogándote que lo guardes hasta que pase el peligro. Necesitamos la ayuda de amigos y conocidos. No me niegues este favor. El ataúd sólo quedará en tu casa una semana. A todos los que se consideran amigos míos les he mandado muebles como éste, contando con su nobleza y generosidad. Tu amigo, Tchelustin".

Después de aquella noche, tuve que ponerme a tratamiento de mis nervios durante tres semanas. Nuestro amigo, el yerno del fabricante de ataúdes, salvó fortuna y honra. Ahora tiene un funeraria y vende panteones; pero su negocio no prospera, y por las noches, al volver a casa, temo encontrarme junto a mi cama un catafalco o un panteón.

 
 
 

Read Full Post »

El Tribunal de Rota deslegitima las pretensiones de Lérida sobre los bienes religiososLa Signatura Apostólica instó en abril de 2007 a la Diócesis de Lérida a devolver al Obispado de Barbastro-Monzón los bienes histórico-artísticos de las parroquias de la Franja aragonesa, con este nuevo pronunciamiento respalda a la Signatura Apostólica.

El Tribunal de la Rota Romana ha hecho público un decreto en el que otorga plena legitimidad a la sentencia de la Signatura Apostólica que instó en abril de 2007 a la Diócesis de Lérida a devolver al Obispado de Barbastro-Monzón los bienes histórico-artísticos de las parroquias de la Franja aragonesa.
 Así lo aseguró a Efe el vicario judicial de la Diócesis altoaragonesa, José Mora, que expresó su satisfacción por el contenido de un decreto que cierra a Lérida la vía eclesiástica para reclamar la propiedad de las 112 piezas en litigio y refuerza la posición de Barbastro ante cualquier reclamación vía civil.  El decreto, que confirma y argumenta una decisión dictada por este tribunal romano el 13 de mayo de este año, incide en la "falta de competencia" de la Rota para el tipo de litigio planteado por la Diócesis de Lérida, y en la "falta de legitimidad" de su titular para recurrir a esta instancia eclesiástica.  Afirma la Rota en su decreto, que consta de quince páginas redactadas en latín de cuya traducción se ha encargado José Mora, que el origen del litigio es un acto administrativo de la Iglesia, el decreto de 1992 de transferencia de las parroquias de la Franja a Aragón, cuyo enjuiciamiento corresponde a los tribunales administrativos eclesiásticos.  En este sentido, dice, los tribunales eclesiásticos que juzgaron la reclamación de la Diócesis de Lérida, la Congregación de Obispos de Roma y la Signatura Apostólica son los órganos competentes para atender los actos de gobierno (administrativos) de la Iglesia.  Respecto al valor jurídico del decreto, Mora consideró que constituye un documento jurídico de "gran valía" ya que confirma el cierre de todas las vías a nivel eclesiástico para la Diócesis de Lérida, y refuerza la posición de Barbastro-Monzón.  A su juicio, "en cualquier tribunal dentro del Estado español, la resolución de la Signatura Apostólica y el decreto de la Rota Romana son claves para demostrar que este es un asunto juzgado".  Señaló a este respecto que los acuerdos suscritos entre el Gobierno español y la Santa Sede otorga valor estatutario al derecho eclesiástico, "lo que en términos prácticos significa que las sentencias de la Iglesia tienen eficacia civil".  Por su parte, el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, se mostró satisfecho del contenido del decreto de la Rota Romana, al confirmar y legitimar las pretensiones de su Diócesis sobre los bienes depositados en el Museo Diocesano de Lérida.  En declaraciones a Efe, ha asegurado que "esto es una cosa que ya se sabía, pero la contundencia con la que expresa el tribunal sus argumentos son motivo de gozo para nosotros y demuestra, además, que la Santa Sede es lenta pero segura en sus decisiones, y así lo ha demostrado una vez más".
 
Mi comentarioMenudo varapalo acaba de dar El Tribunal de la Rota sobre este asunto. Los tribunales civiles que harán lo que puedan, pero que ya tiene un argumento mas para no salirse de lo que Roma ha dictado, puesto que esto es un conflicto eclesial de dos diócesis. Pero menudo bofetón para el silenciosos Peris Ha sido muy oportuno este nuevo pronunciamiento de la Santa Sede reforzando una vez más lo que siempre ha dicho que esos Bienes son legítimamente de las parroquias aragonesas. Este pronunciamiento pondrá las cosas más fáciles a los tribunales civiles A finales de mes se cumplen los cien días de la toma de posesión del Obispo de Lérida Monseñor Peris y será momento para comentar lo que esta siendo su política en este tema

Read Full Post »

Se acabó la fiesta: las sombras de la SGAE

LA SGAE SUFRE UNA DE LAS CRISIS más profundas de su historia. Sus grabaciones secretas en bodas han provocado un escándalo monumental. Mientras, un goteo de fallos judiciales adversos cuestiona el futuro de la entidad.13 Diciembre 08 – Madrid – Gonzalo Suárez

Puede que la avalancha de escándalos haya convertido a la SGAE en una de las instituciones más antipáticas del país. Pero ni su detractor más recalcitrante les regatearía un mérito: en esta España de trincheras, la entidad sigue siendo capaz de suscitar las alianzas más inusitadas. Anarquistas y liberales, rockeros y empollones, moros y cristianos…
Todos ellos se han unido en los últimos tiempos contra el organismo presidido por Teddy Bautista.  La SGAE pasa por uno de los momentos más delicado de su historia. Su imagen pública está sufriendo un daño incalculable. Cada vez más gente la identifica con subvenciones millonarias a artistas multimillonarios.
Y, para inflamar aún más la indignación popular, todas las semanas surgen nuevos ejemplos de su voracidad recaudatoria, que alcanza a las residencias de ancianos, los conciertos benéficos, los autobuses escolares e incluso las «sex shops». Ahí están los 20.000 euros que deberán abonar los Moros y Cristianos de Campello por derechos de autor de los últimos cuatro años. O los 1.100 que exigen a un bar de Mazaricos (La Coruña) por encender la televisión… pese a que, según la prensa gallega, ya lleva 23 años cerrado.

Goteo de derrotas
Y si la batalla de la opinión pública pinta mal, la SGAE tampoco puede buscar consuelo en los tribunales.
En los últimos tiempos, la entidad ha sufrido un goteo de dolorosas derrotas que afectan a los pilares de su actividad: desde sus métodos de recaudación hasta el polémico «canon». Todas unidas, estas sentencias están minando el andamiaje jurídico sobre el que la entidad ha construido su imperio. El escándalo estalló esta semana tras filtrarse que la SGAE sufrió una sanción por colar una cámara oculta en una boda.
Para la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), esta medida supuso una «violación de la intimidad» de los novios, por lo que hace un año impuso una multa de 60.101 euros, recurrida por la SGAE. Además, la AEPD asegura que recientemente ha recibido una segunda denuncia contra la entidad que sigue pendiente de resolución. «Ya está bien de actitudes propias de Mortadelo y Filemón, de ir con el zapatófono a ver si cazan a alguien», denuncia Joaquín Moeckel, el abogado que llevó el caso, mientras que la entidad se niega a confirmar o desmentir la supuesta denuncia. La noticia ha destapado el creciente papel de los detectives en las actividades de la SGAE.
Aunque la entidad admite que hace tiempo que recurre a estos profesionales, se desconocía que su uso estuviese tan extendido. Según fuentes del sector, su principal objetivo son los bares que se niegan a atender a los recaudadores. Para acumular pruebas en su contra, envían a un detective con una cámara oculta. Posteriormente, un perito de la SGAE analiza la grabación a la caza de canciones que estén en su catálogo. Y, con estos datos, se plantan ante el juez y exigen una compensación económica.

Empresas fantasma
Otra de las prioridades de la entidad es detectar a las empresas que se niegan a pagar el polémico canon. Y algunas de ellas denuncian el acoso de agencias de detectives como Método 3, famosa por sus trabajos para la familia McCann, cuya hija Maddie desapareció en Portugal el año pasado.
En concreto, la asociación Apemit, que agrupa pequeñas empresas del sector informático que han llevado a los tribunales esta tasa, asegura que la agencia ha utilizado empresas «fantasma» para infiltrarse en sus redes.
La SGAE, y Método 3, mientras tanto, se niegan a comentar estas acusaciones. Según el abogado de la asociación, Josep Jover, los intentos han sido múltiples. Así, asegura que la agencia trató de comprar CDs sin canon a una de las tiendas y dio como dirección de entrega su propia sede.
También solicitó afiliarse a la organización mediante una empresa ficticia, pero los responsables de Apemit les detectaron a tiempo. Al parecer, la tienda no existía y, además, la agencia había vuelto a usar propia sede como dirección de contacto. «Se valen de métodos chapuceros: nos bastó una búsqueda en Google para darnos cuenta de que era todo falso», denuncia Jover.

Jueces reticentes
El recurso a los detectives es un síntoma de las crecientes dificultades de la SGAE para ganar sus demandas judiciales. Los jueces son cada vez menos receptivos a las exigencias de la entidad y, por tanto, piden más pruebas de que los acusados han explotado música gestionada por la entidad. «Por eso, la SGAE tiene que hacer un mayor esfuerzo y, como se declaró en el caso del salón de bodas, en ocasiones podría entrar en conflicto con el derecho a la intimidad», asegura David Bravo, abogado especializado en propiedad intelectual.
De hecho, cada vez más bares están obteniendo en los tribunales el derecho a no pagar derechos. El primer caso se produjo hace un par de años, cuando la Asociación Cultural Ladinamo de Madrid demostró que no pinchaba canciones de socios de la SGAE.
En su caso, toda su música contaba con licencia «copyleft», un modelo opuesto al «copyright» y a los derechos de autor tradicionales.
«Desde entonces, ha habido un total de nueve sentencias en este sentido», asegura Javier de la Cueva, un abogado que ha colaborado en varios de estos casos. «En estos dos años se ha abierto una brecha significativa y cada vez hay más posibilidades de ganar a la SGAE en los tribunales». Por si fuera poco, el otro pilar de la estrategia de la entidad, el polémico canon, también está encallado en los tribunales. Es cierto que, como dicen en la SGAE, la tasa sigue plenamente vigente.
Sin embargo, un reciente auto de la Audiencia de Barcelona supuso un duro varapalo para la entidad. En ella, el juez pidió al Tribunal de las Comunidades Europeas que dictaminase si el canon se adecúa a la directiva sobre el sector. Y hasta que no se resuelva el caso, lo que supondrá un parón de al menos dos o tres años, el asunto seguirá envuelto en las neblinas de la inseguridad jurídica.

Canon a terceros
Si Europa anulase el canon, los pagadores podrían interponer una demanda para obtener la devolución. Pero, ante la dificultad de este proceso, algunas empresas están optando por no pagarlo. O, en el caso de dos clientes de Javier de la Cueva, por hacer los pagos a una tercera parte, como una notaría. «Así demuestran que no se niegan a pagar, pero que no quieren darle el dinero a la SGAE porque saben que si se anula el canon no se lo van a devolver», señala.
Así, la entidad de Teddy Bautista está asediada por todos los flancos. Por un lado, la revolución tecnológica está cuestionando la viabilidad de controlar los derechos de autor de la manera en que se venía haciendo. Por el otro, su descrédito ante la opinión pública dificulta cualquier reforma legal a su favor.
Y, por ello, cada vez más autores cuestionan el modelo de la entidad que custodia sus derechos. «Hace diez años, era una entidad cariñosa a los ojos de los ciudadanos», recuerda el músico Luis Cobos, candidato independiente a la Junta Directiva de la SGAE en las elecciones de 2007.
«Representaba a los músicos, a la gente que te entretenía. Ahora, su afán recaudatorio ha hecho que estemos mal vistos y eso me duele mucho». Un claro ejemplo es el canon. Por ello, cada vez más voces reclaman una reforma en profundidad de la SGAE. Para Javier de la Cueva, «es necesario» que exista una entidad de gestión que vele por los intereses de los artistas. «El problema es que vulneren libertades fundamentales de las personas», puntualiza.
Mientras, David Bravo reduce los problemas de la entidad a un concepto bien simple: su visión del mundo no encaja con la realidad social. «Por eso, cada vez más jueces dictan sentencias en contra de sus intereses», asegura. «Y ese choque, tarde o temprano, se resolverá a favor de lo que es imparable, que es la realidad social cotidiana».

Read Full Post »

Roma, Aviñón y Peñíscola: momento tricéfalo del papado

Con motivo de mi reciente estancia en Peñíscola, Castellón, al norte de la Comunidad Valenciana, y tras visitar el pueblo y el castillo templario que fuera sede del papa Luna, (Benedicto XIII), me interesé por este hecho histórico que tan de cerca nos atañe…y me he documentado, porque me interesa el tema y con la idea de poder compartir este capítulo curioso e interesante de la historia, conocido como el Gran Cisma de Occidente.

Como mucha gente, yo me había hecho las siguientes preguntas: ¿porqué el papa Pedro Luna había escogido este lugar? ¿qué ocurrió en esos momentos en la iglesia ? ¿qué dio pie a que hubiese más de un papa al mismo tiempo?. Y otras reflexiones por el estilo.

Comencé entonces a recabar alguna información y esto es lo que quiero exponer sin que yo pretenda ser especialista y sin ánimo de polemizar.

Por otra parte tengo que decir que el sitio me ha gustado y animo a todo el que se acerque por el Levante a que visite este bello y extenso litoral y sus superficies forestales con los cálidos cultivos, destacando el naranjo, el olivo, el algarrobo, el almendro, la alcachofa…

La ciudad antigua de Peñíscola está coronada por la morada del papa Luna. Se trata de un castillo-fortaleza del siglo XIV, que ocupa un enorme peñón (64 metros sobre el mar) y unido al continente por un cordón de arena.

Contrastando con el casco antiguo podemos también pasear por las nuevas calles y avenidas de la zona turística.

Sobre este venerable personaje, el papa Luna, sabemos que nació en Illueca (Zaragoza) el 1325. Amante de las armas y la lucha en su juventud, pronto adquiere una formación intelectual especializándose en Derecho Canónico, encaminando luego su vida, hacia el mundo eclesiástico. Fue nombrado cardenal diácono el 1375 por Gregorio XI.

El hecho desencadenante de esta etapa azarosa de la Iglesia tiene que ver con los templarios. Como sabemos los Templarios es una de las órdenes militares que tiene su origen en el espíritu caballeresco y religioso que imperaba por toda Europa en la Edad Media. Nacieron con la finalidad de proteger a los peregrinos que se dirigían a visitar los Santos Lugares. Andando el tiempo estas órdenes, con la protección de papas y reyes, alcanzan gran poderío económico y militar. Poseían grandes palacetes y castillos por toda Europa. Los templarios llegaron a ser acusados de numerosos crímenes, herejías, desacatos y maquinaciones, por lo que en 1307, la orden fue suprimida y todos sus bienes fueron confiscados y ejecutado su Gran Maestre. Se les llegó a considerar los banqueros de la época por lo que su poder y riqueza despertaba envidias y recelos.

Por otra parte en la Baja Edad Media (S. XIV – XV ) se habían producido grandes enfrentamientos entre el rey de Francia Felipe IV y el papa Bonifacio VIII. El papa excomulga al rey y éste ataca la residencia papal provocando la muerte del pontífice; ambos eran defensores de la plenitud de poder en sus respectivos campos . Este monarca elimina a los templarios y se apodera de sus riquezas. Más tarde el papa Clemente V se traslada a Francia para tratar así mismo el tema de los templarios y reúne un concilio y lo que en principio fue algo provisional, acaba instalándose el papado en Aviñón tras la muerte de Clemente V.

Los Estados Pontificios y Roma vivieron entonces tiempos de inseguridad que contrastaba con la tranquilidad de Aviñon, con un clima más grato y una situación geográfica más céntrica respecto a los países occidentales.

La presencia de la corte pontificia supuso un momento de esplendor para Aviñón, que se convierte en un centro mercantil y bancario. Se crea también una universidad y surgen numerosos palacios. Aviñón llega a ser la nueva capital política, administrativa de la cristiandad. La sede espiritual se reservaba para Roma, donde se encontraban las tumbas de Pedro y Pablo.

El papado se plantea el retorno a Roma y a pesar de todos los obstáculos y presiones Gregorio XI “levanta el campamento” y se instala en la Ciudad Eterna. Debemos recordar que durante la época de Aviñón los papas y la mayoría de los cardenales fueron franceses imprimiendo a la dirección de la Iglesia un reforzamiento de la autoridad pontificia y una gran centralización.

Este traslado despertó recelo y gran descontento a los cientos de funcionarios al servicio de esta enorme maquinaria.

Muerto Gregorio XI, los cardenales eligen al obispo de Bari, Urbano VI, dicha elección fue complicada para los cardenales que no se ponían de acuerdo y sobre todo debido a las enormes presiones por parte del pueblo romano que ansiaba un papa italiano a fin de que la sede papal echase raíces en Roma.

La enfermedad de este papa italiano que le volvía irascible y malhumorado y el trato despectivo que daba a los cardenales hace que éstos abandonen Roma pidiendo la dimisión por considerar irregular la elección de este papa italiano.

Al negarse Urbano VI a dimitir, los cardenales eligen un nuevo papa : Clemente VII, quien falla en su intento de tomar Roma y eliminar a Urbano VI, estableciéndose en Aviñon, consumándose de este modo el Cisma de Occidente.

A partir de ahora son los monarcas los que dilucidan la obediencia de sus respectivas naciones a uno u otro papa; produciéndose de este modo el nuevo mapa de alianzas políticas: Francia, Nápoles, Los Reinos Hispanos….a favor de Aviñón; Inglaterra, Flandes, Alemania….siguieron a Roma.

Ante el desgarramiento de la Cristiandad, la Universidad de París propuso la dimisión de los dos papas entonces reinantes y la elección de un nuevo pontífice.

El sucesor de Clemente VII, el papa Luna (Benedicto XIII), entonces en Aviñón, como buen aragonés “se mantuvo en sus trece” -de donde viene la popular expresión- sin querer abdicar,lo mismo que Gregorio XII, (el entonces papa romano).

El Sínodo de Pisa (1409) acusa de herejía y contumacia a ambos papas, por consentir con sus conductas la ruptura de la Iglesia y elige un nuevo papa (Alejandro V). Esta medida no sólo no soluciona la situación sino que la complica aún más, al no aceptar los anteriores papas su deposición, convirtiéndose desde este momento el Cisma en tricéfalo.

En este clima con todo tipo de presiones se obliga al papa aragonés a renunciar al papado, como ya hemos apuntado anteriormente y es cuando huye de Aviñon y se refugia en Peñíscola donde establece la sede pontificia , rodeado por sus fieles y algunos cardenales. Poco a poco se va quedando solo y aislado y ya no sale del castillo donde vivió ocho años, al papa de Peñíscola Blazco Ibañez le llamó “ el papa del mar”.

El papa Martinez de Luna y Pérez de Gotor nunca abdicó como pontífice, que lo fue durante 29 años, falleciendo el 1423 a los 95 años de edad, convencido de las razones y las claves que le mantuvieron en su irreductibilidad….se mantuvo "en sus trece" el papa Benedicto, el Papa Luna de Peñíscola.

Un nuevo concilio, celebrado en Constanza (1414) puso fin a esta peregrina situación: los tres papas fueron depuestos y las naciones les retiraron su obediencia, y en 1417 es elegido Martín V, aceptado por todos y dándose por acabado el Cisma.

En mi vuelo de vuelta a Tenerife y cuando sobrevolamos las cumbres salpicadas de blanco del Teide , pienso en Peñíscola. Ahora que redacto todo lo que he recabado, con ideas más claras sobre esta página de la historia , se me escapa un suspiro de alivio.

Read Full Post »

EL FRANQUISMO Y LO DE HOY

¿Más o menos igual? Para lo malo, desde luego que sí

 

elmanifiesto.com  por José Javier Esparza

Pues la verdad es que no es tan descabellado eso de que Franco estuviera vivo. Uno se lo puede imaginar en el Pazo de Meirás al cuidado de unas enfermeras primas hermanas de las que cuidan a doña Cayetana, pero menos viajadas.

Franco: ¿Y quién está ahora al frente de los medios del Régimen?
Enfermera: Juan Luis Cebrián…

Franco: ¿El hijo de Vicente, mi jefe de Prensa del Movimiento?
Enfermera: Si, Señor. Cebrianito, el que dirigió Pueblo y Arriba

Franco: Muy bien, muy bien… ¿Y en la vicepresidencia del Gobierno, sustituyendo a mi querido Arias Navarro?
Enfermera: Teresita Fernández de
la Vega.

Franco (alarmado): ¿La hija de Wenceslao, el falangista de Girón, el más azul de mis ministros?
Enfermera (titubeante): No os disgustéis, Señor… En compensación, el hijo de uno de uno de sus suboficiales más fieles es ministro: Alfredito Rubalcaba…

Franco (colérico): ¡No me queráis engañar, que ya me he enterado por Peñafiel –el cual me sigue siendo adepto– que José Bono tiene un puestazo y es el hijo de un falangista de pro con carné 230.096!… ¿Qué pasa? ¿Los hijos de la Falange han tomado el mando?… ¡Decídmelo!

Enfermera: Por favor, no os alteréis. Permitidme que os lea unos poemas de Haro Tecglen con loas a vuestra figura. Dicen así: “Se nos murió un Capitán, pero el Dios Misericordioso nos dejó otro. Y hoy, ante la tumba de José Antonio, hemos visto la figura egregia del Caudillo Franco. El mensaje recto de destino y enderezador de historia que José Antonio traía es fecundo y genial en el cerebro y en la mano del Generalísimo.”

Franco: ¿Y Fraga? ¿Y Martín Villa?
Enfermera: El primero, al pie del cañón, el segundo… en Prisa.

Franco: ¿Qué es Prisa? ¿Algo parecido al SEU o a la Prensa del Movimiento?
Enfermera: No se os escapa ni una… Exacto.

Franco: Y en Cataluña, ¿quién vigila la pureza de la lengua y la observancia en los medios?
Enfermera: El CAC, con inspectores en los patios de los colegios y vigilando los rótulos del comercio.

Franco: Estoy satisfechísimo. Veo que lo dejé todo atado y bien atado… Y en la tele, ¿quién sigue?
Enfermera: Carmen Sevilla, Massiel, Conchita Velasco, Matías Prat, Víctor Manuel que sigue cantando…

Franco (enardecido): Víctor… ¿el de esa canción tan sentida que se empeñó en dedicarme?… ¿El asturiano triste? ¿El de la mujer de Zampo y yo? ¿El que se empeñaba en ir al Corrillo de Serrano con mis nietas y las convidaba a comer en Riesgo? ¿Cómo era, cómo era la estrofa?

(La enfermera, tomando la guitarra, comienza a entonar.)

“Otros vendrán que el camino más limpio hallarán, deben seguir por la senda que aquél nos marcó, no han de ocultar hacia el hombre que trajo esta paz, su admiración, y por favor pido, siga esta paz.”

Franco: Le recuerdo pesadísimo, pero a doña Carmen le daba pena; nos traían unos “pasiegos” enormes al Pardo.

Franco: Y el Presidente de ahora, ¿qué tal es?
Enfermera: El nieto del Capitán Lozano.

Franco: ¿El que fue fusilado por alta traición? ¿Y…?
Enfermera (abanicándose con la guitarra): Pues… digamos… que se acuerda mucho de vuestra figura y tiene una gran obsesión con los musulmanes… y quiere hermanarse con civilizaciones.

Franco: ¿Quieres decir que tiene guardia mora como yo? Eso no es malo, mujer… ¿Y donde está ahora?
Enfermera: En América, para arreglar la economía.

Franco: ¿El Plan Marshall otra vez?
Enfermera: Más o menos…

Franco: ¿Y se sigue estudiando FEN? (Formación del Espíritu Nacional).
Enfermera: Parecido, parecido… Se transmiten valores del estado, pero se llama EPC.

Franco: ¿Y coros y danzas?, ¿quién lo lleva? ¿Pilarita?
Enfermera: Ahora se llama la SGAE y lo lleva mucho Pilarita, pero
la Bardem.

Franco (con repentina cólera): ¿Y quién coño es ese Zerolo, del que os oigo murmurar por el Whisper XL?
Enfermera: Con vuestro permiso, que se lo explique la del turno de noche.

Anochece en Sada, la guardia mora forma.

Read Full Post »

Older Posts »